<img alt="facebook" height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1288158437937452&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

6 jefes de videojuegos decepcionantes

Nov 11, 2016 6:46:36 PM / por redaccion texyon

6 jefes de videojuegos decepcionantes




Cuando nos enfrentamos al último boss de un videojuego y conseguimos acabar con él tras derramar lágrimas y sudor, nos sentimos realizados. Estos jefes son los típicos cabronazos a los que tienes que enfrentarte sí o sí para conseguir tus objetivos, sean principales u opcionales, y la verdad es que están dispuestos a fastidiarte como sea.

Pero claro, siempre hay excepciones. Alguna vez que otra nos hemos encontrado con un fantástico videojuego con el que nos hemos reído, disfrutado como cosados y no podemos esperar a terminarlo. Sin embargo, cuando por fin lo conseguimos y llegamos a esa parte tan deseada, nos sentimos depecionados. Y mucho. Sin más dilación, aquí tienes una lista de los bosses más fáciles de todos los tiempos.

Papu Papu, de Crash Bandicoot

Papu Papu.jpg

Papu Papu es el primer boss final del juego Crash Bandicoot. El videojuego, en general, es muy bueno; sin embargo, esta batalla no lo es tanto. Todo lo que tienes que hacer para derrotarlo es golpearle un par de veces y luego seguir con los niveles que te lo ponen un poco más difícil. Eso es todo.

Lambent Brumak, de Gears of War 2

45. Esos son los segundos que nos costó derrotar al jefe final de Gears of Wars 2. En la batalla tienes que mantener apretado el botón derecho y soltarlo de vez en cuando hasta que nuestro querido explota por si solo. Apuntar con el láser del espacio y apretar el gatillo. Eso es todo. No nos engañemos: el Martillo del Alba nos encanta, pero qué despago al encontrarnos con un boss tan simple para un momento tan épico como ese.  

Ganondorf, de Legend of Zelda: Twilight Princess

Los terrenos de Hyrule están siendo invadidos por criaturas de un universo paralelo que odian la paz. Sólo Link, con su gran espada afilada, puede detenerlos. Teniendo esto en mente, estamos seguros de que nos esperaba una batalla épica en la que nos dejaremos la piel y escupiramos sangre para vencerlas. Pues no. La realidad no tiene nada que ver.

Cuando nos ponemos ante el gran Ganondorf nos damos cuenta de que está como... apagado. Se mueve por el escenario como si estuviera deprimido. Le cuesta seguir el ritmo. Bien es cierto que mueve su espada de vez en cuando de un lado para otro, pero sin ganas. Se parece más a un palo con el que juegas de pequeño. En resumen, una gran decepción.

GLaDOS, de Portal

GlaDOS es el jefe final de Portal y el que controla completamente Aperture Science y todas sus pruebas. Chell, la protagonista, tiene que derrotarlo usando la pistola de portales. La batalla no es muy difícil que digamos en el juego original, pero en la expansión no oficial, Portal Prelude, te enfrentas a una versión mucho peor.

GLaDOS Portal.jpg

La única dificultad en la batalla original es que va por tiempo. Tienes que esquivar sus misiles y usarlos contra el mismo robot. Nos encanta la forma en la que GLaDOS se burla de nosotros una y otra vez durante todo el juego, pero, la verdad, con este enfrentamiento tan simple, lo único que pudimos decir al terminar fue un gran «¿¡YA!?». 

Jacknife, de Mirror's Edge

El jefe final en Mirror’s Edge es uno de los más fáciles que hemos visto. Aparentemente es una gran bestia que te amenaza con su arma, pero todo lo que tienes que hacer para acabar con él es saltar y darle una patada. Game over. Has ganado. Puede que no sea un mal final en sí, pero deja mucho que desear. Muchísimo.

Temas: Texyon